agosto 17, 2008

La niña del canal


Pésimamente ilustrado, este relato para niños bien podría ser una novela policiaca. Y de las buenas.

La anécdota parece sencilla: Sara comienza a actuar de manera extraña y su maestra trata de investigar un poco.

A partir de la relación entre Sara y su maestra, todo cambia. Sara toma decisiones muy importantes y la maestra regresa a los recuerdos de su propia infancia, y no le gusta lo que descubre.

Al final sólo nos queda un consejo: para ayudar al otro primero uno debe mirarse a sí mismo. Yo, para recomendártelo, lo estoy haciendo.